En acto solemne Rector rindió Cuenta Pública 2021

Rector, Víctor Schuffeneger Navarrete, rindió Cuenta Pública de la gestión realizada durante el 2021, por medio de una transmisión en vivo y la participación presencial de más de un centenar de invitados, entre los cuales se destaca la presencia del Presidente de la Corporación Educacional Masónica de Concepción don Maximiliano Díaz Soto, Miembros del Directorio de COEMCO, el Seremi de Educación de la Región del Biobío, Héctor Aguilera Urrutia, socios, Rectores y Jefes de UTP de Colegios Corporativos,, Directiva del Centro General de Padres y Centro de Alumnos del establecimiento, representante del Sindicato de Trabajadores, representantes de directivas de micro- centros y comunidad en general, quienes se dieron cita en el gimnasio auditorio del establecimiento el viernes 29 de abril.

Durante la Ceremonia intervino, el Presidente de COEMCO, Maximiliano Díaz, quien recordó los inicios del establecimiento “Un 25 de abril del 2012, en su inauguración, entregamos al país, a la Región, a la comuna de San Pedro de la Paz, a las familias y a esta comunidad educativa un Colegio con 6.190 metros cuadrados construidos, en dos modernos edificios de tres pisos, con amplias salas de clases, laboratorios de computación, biblioteca, laboratorio de sensores, Laboratorio de Ciencias, sala de arte, sala de música, comedores y dependencias para la educación de párvulo”. Posteriormente destacó los hitos más relevantes de los diez años de existencia del establecimiento, entre los que se mencionó las distintas versiones del Encuentro Nacional de informática y Emprendimiento Escolar (ENIE) y la presentación del libro “De la Tiza a la Inteligencia Artificial”.

El Rector, recordó las palabras mencionadas en noviembre de 2011, en la ceremonia de colocación de la Piedra Fundacional sobre la que se levanta simbólicamente este edificio. En sus palabras recordó que ese día se depositaron, en la tierra, el testimonio y los ideales con los que se compromete nuestro Proyecto Educativo y los dejamos ahí, al ingreso de nuestro establecimiento, para que nos recuerden permanente y diariamente el sentido que tiene nuestra propuesta educativa, no podemos olvidar que allí se encuentran ofrecidos a la historia los ejes sobre los que desarrollamos nuestro trabajo. Allí se encuentran nuestras raíces que, aún jóvenes, deben nutrirse de idealismo y compromiso para fortalecer y dar sostén a la tarea noble de formar personas capaces de ejercer una ciudadanía activa y transformadora de la sociedad. Allí se encuentran los trazados y las cartas de navegación que permitirán que sigamos las rutas, surquemos las aguas difíciles y sorteemos los vientos que amenazan imponernos direcciones distintas. También, se dijo que nuestro Proyecto no constituía una oferta educativa neutra sino que comprometida. En la base de ese compromiso, los Pilares del Humanismo y del Laicismo servirán de sustento a una educación que busca la excelencia académica y una sólida formación en valores; sin que ello signifique exclusión de la diversidad y dejar de querer ser una escuela efectiva.

La Ceremonia estuvo marcada por los ritos tradicionales característicos de nuestro Colegio como la Ceremonia de la Luz, instancia que simboliza los ideales de nuestra Institución y de la Corporación Educacional Masónica de Concepción, en el cual un estudiante enciende los 7 cirios que encarnan los principios y valores que guían nuestro andar. En esta ocasión y en conmemoración de los 10 años de trayectoria, el encendido fue realizado por la profesora Roxana Salazar, quien recibió- hace diez años- a nuestra primera generación de prebásica y la alumna, Fernanda Yáñez Álvarez, quien cursa actualmente 1ero medio y es una de las primeras estudiantes de nuestro Colegio.

En la instancia, también se entregó un reconocimiento a 10 ex-alumnos que han perseguido y perseverado tras sus objetivos de vida como una muestra clara de nuestro lema “Labor Omnia Consequit”. Estas distinciones son la forma de reconocer y destacar el trabajo bien hecho y permiten que las buenas acciones sean recompensadas y reconocidas.

No obstante, el momento más solemne se vivió al distinguir a los 28 funcionarios, entre ellos, Docentes y Asistentes de la Educación que permitieron dar inicio a las clases e iniciaron el camino de lo que hoy es el Colegio Fraternidad y a  quienes eran parte del Directorio en la época en que se toma la decisión de construir este Colegio. Además, hubo especiales agradecimientos y reconocimientos para la Corporación Educacional Masónica de Concepción que permanentemente ha apoyado la labor de sus establecimientos y de sus docentes con una infraestructura e insumos pedagógicos de alto estándar, perfeccionamiento del personal y alternativas para el desarrollo y la innovación. 

En estos 10 años de vida podemos afirmar que, este joven Colegio, puede visualizar un camino de avance y consolidación de su Proyecto Educativo basado en los Pilares del Humanismo y del Laicismo que busca la excelencia académica y una sólida formación en valores.