Sala SOLE: «Ambientes de Aprendizaje Auto Organizados».

Nuestro Colegio, con el propósito de incorporar innovaciones educativas para mejorar los aprendizajes, implementará una Sala SOLE basada en el  Método que, traducido, significa  AMBIENTES DE APRENDIZAJE AUTO ORGANIZADOS. Un SOLE puede ser descrito como un ambiente que despierta el interés por la curiosidad de aprender a través de la exploración de preguntas amplias, usando internet y en grupos que trabajan colaborativamente. En este ambiente, el profesor es un facilitador más que un transmisor de conocimiento, por lo tanto SOLE puede ser descrito como un método de enseñanza con mínima intervención de los profesores.

Esta iniciativa tecnológica nació del Encuentro Nacional de Informática y Emprendimiento Escolar 2018 que fue organizado por nuestro Colegio, con el respaldo de nuestra Corporación Educacional Masónica de Concepción (Coemco) y el apoyo de CORFO.

Uno de los aspectos más destacados de este  encuentro, fue la participación del Premio TED de Tecnología, Entretenimiento y Diseño (2013), Dr. Sugata Mitra, quien compartió con los asistentes los resultados de sus experimentos como “El agujero en la pared”, que demostró que los niños son capaces de aprender y conocer nuevas materias mediante el estudio grupal con otros estudiantes y conectados a internet; también expuso sobre la “Nube de las abuelas”, que demostró que los alumnos aumentan su rendimiento con el simple estimulo de un adulto que los motive y felicite por sus logros. El espació también sirvió para que el Dr. Mitra mostrara al público penquista, mediante una demostración práctica, el proyecto que se encuentra fomentando en la actualidad: “La escuela en la nube”, una sala de clases especial con apoyo virtual donde los niños pueden aplicar las dinámicas de auto-aprendizaje en un entorno seguro, para que los estudiantes puedan adquirir conocimientos de forma autodidacta con la orientación de los educadores.

Un SOLE es un espacio donde los “educadores incentivan a los alumnos al trabajo en comunidad para responder sus propias preguntas usando internet”. La facilitación del SOLE involucra un cambio en el rol del docente desde transmisor a facilitador del conocimiento. SOLE puede empoderar a los estudiantes con habilidades tributarias del auto-aprendizaje. A los estudiantes se les provee una pregunta amplia con la cual son desafiados a pensar por sí mismos, luego los estudiantes eligen sus propios grupos y pueden cambiarlos en cualquier momento, estos se pueden mover libremente, conversar entre ellos y compartir ideas. Los estudiantes pueden explorar en la dirección que ellos elijan: pueden alcanzar una única respuesta o varias posibilidades de ellas. Finalmente, se espera que los grupos presenten lo aprendido al finalizar la clase.

Cuando los estudiantes participan en un SOLE, usarán un número de habilidades digitales interrelacionadas tales como usar diferentes tecnologías de la información y comunicación (TIC), encontrar, seleccionar, desarrollar presentar y comunicar información. Además, usarán un número interrelacionado de habilidades comunicativas, orales y auditivas.

Las preguntas grandes son una parte crucial de las sesiones de SOLE. Hacer una pregunta relevante e interesante es lo que ilumina la motivación y curiosidad de los estudiantes. Seleccionar y desarrollar una gran pregunta puede también ser la parte más difícil de llevar a cabo un SOLE.

Las preguntas grandes son aquellas que no tienen una respuesta fácil. Son generalmente abiertas y difíciles; pueden incluso ser incontestables. El objetivo de éstas es incentivar conversaciones largas y profundas, más que encontrar una respuesta fácil. Estas preguntas incentivan a los estudiantes a ofrecer teorías, trabajar colaborativamente, usar la razón, y pensar críticamente. Una buena gran pregunta conectará más de una materia: Por ejemplo, ¿Qué es un insecto?, puede llevar a muchos temas diferentes como ¿Qué le pasaría a la tierra si todos los insectos desaparecieran? Algunas preguntas son ambiguas, algunas precisas, otras poco serias y otras emotivas. Pueden ser coherentes con las experiencias diarias de los estudiantes o ser completamente nuevas. Las preguntas grandes pueden comenzar como algo que parece simple. Para comenzar, puede tener sentido iniciar con preguntas focalizadas y cortas. Esta puede ayudar a presentar habilidades de búsqueda y presentar una nueva forma de trabajar, preparando a los estudiantes para preguntas más abiertas. Mientras los alumnos se sienten más cómodos respondiendo preguntas simples, se puede comenzar formulando interrogantes más difíciles que no tengan una respuesta directa. Estas deberían motivar a los estudiantes a explorar temas más amplios, conectar número de temas y desarrollar un conocimiento más profundo de sus respuestas. También se pueden hacer preguntas filosóficas, o algunas que sean especificar al país o región. No hay realmente límites de lo que una pregunta grande puede ser, mientras sea sugerente y capture la atención de los estudiantes.